Noticias de Montañana
[ 07/05/2018 ]
[ Volver ]
Montañana, visita obligada y repetida

Montañana, visita obligada y repetida

San Juan en primer término y, al fondo, la torre de la Cárcel y la ermita de Baldós
San Juan en primer término y, al fondo, la torre de la Cárcel y la ermita de Baldós
1 2 3 4 5
 

 



JULIO ALVIRA BANZO

Montañana es una población de la Ribagorza de obligada visita. Además, debe repetirse periódicamente porque está en proceso de recuperación y siempre ofrece alguna novedad. Se rompe así una tendencia que llevaba a la desaparición de un interesante conjunto medieval que agonizaba.

Este abandono no ha sido reciente. Joaquín Manuel de Moner escribió en La Campana de Huesca, en su edición del 18 de noviembre de 1894, que "bástanos citar solo lo que en Montañana está acaeciendo ya hace años, que se arruina su Iglesia, su fuerte, su castillo, su palacio, su conjunto de antigüedades fundadas por la orden del Temple y ampliadas por la Orden de San Juan".

Para llegar a nuestro destino de hoy deberemos situarnos en la N-230, al norte de Benabarre. Una vez pasada la localidad de Puente de Montañana, un desvío señalizado nos señala el último tramo del trayecto. Dejamos el coche en un cómodo aparcamiento y nos zambullimos en la historia de esta localidad a partir de las hojas de un libro que componen sus casas, la acción humana y el paisaje. Hay visitas guiadas e información en las antiguas escuelas, el edificio que hay junto a la zona de aparcamiento. Utilizaremos para el paseo un folleto que entregan en esta oficina de turismo.

Las casas de Montañana se levantan en la ladera de una elevación que corona la iglesia de Nuestra Señora de Baldós y los restos de la torre del castillo. El espacio queda delimitado entre este cerro y dos barrancos, de San Juan y San Miguel, que confluyen aquí. Una de las primeras sorpresas es un puente que supera uno de estos barrancos, el de San Juan.

Antes de pasar este puente podemos subir a la derecha por un camino empedrado, ganando enseguida altura para llegar a la Torre de Las Eras, un excelente mirador del conjunto de Montañana, que queda a nuestros pies. La torre en cuestión sería obra realizada entre los siglos XV y XVI.

No podemos empezar el paseo de mejor manera. Bajamos, cruzamos el puente y seguimos junto al cauce del barranco, que volvemos a salvar por una pasarela de madera y llegamos a otro punto básico del recorrido. Es la ermita de San Juan, obra románica realizada entre los siglos XII y XIII, felizmente restaurada. En estos trabajos se localizaron restos de pintura mural.

Volvemos a la zona del puente para entrar en el caserío de Montañana e ir subiendo poco a poco desde el Ayuntamiento hasta el castillo, caminando por la Calle Mayor. Pasos abovedados, antiguos lagares, un horno de pan, viviendas con los materiales de la zona, espacios que vuelven a la vida… Llegamos a la puerta de la muralla y una torre de planta cuadrada –la torre de la Cárcel- que se levanta a su lado. Son obras, también, fechadas entre los siglos XV y XVI.

Vamos dejando atrás las casas del pueblo y alcanzamos la cima del cerro, en el que se alza la iglesia de Nuestra Señora de Baldós. Recientemente restaurada, el templo recuperó también el sonido de las campanas en la torre. Es un edificio románico, levantado entre los siglos XII y XIII. Es de una nave, con ábside semicircular y capillas laterales. Hay coro alto a los pies y restos de pinturas murales.

Detrás de la iglesia, según llegamos, está la torre del castillo de Montañana Es el elemento más antiguo del conjunto y debió ser su origen. Queda muy poco de lo que fue una torre circular, como en otros lugares de este entorno ribagorzano, de recios muros, conocida como torre de la Mora.

A lo largo del recorrido, pero más conforme ganamos altura, podemos ver los espacios definidos por muros que marcaban huertos, campos o caminos, estos últimos empedrados. Es una visita muy gratificante por el entorno, la población y la labor de recuperación que se está haciendo en un proyecto que dirige la Fundación Montañana Medieval. El lugar lo merece.