Noticias de Montañana
[ 20/01/2018 ]
[ Volver ]
Montañana espera que su paso por Fitur marque un antes y un después

Montañana espera que su paso por Fitur marque un antes y un después

Fuente: Radio Graus 22/01/2018
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Fundación Montaña Medieval espera que la apuesta que este año se ha hecho por Montañana, desde el Gobierno de Aragón, para convertir este núcleo medieval en uno de los pilares de del stand institucional en Fitur, signifique el despegue promocional de esta villa.

Una imagen de Montañana, en la que turistas y visitantes han podido descubrir su puente empedrado y la iglesia de Baldós, representaba, junto a dos referentes consolidados como son el Monasterio de Piedra y el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, los pilares del stand de Aragón.

Este viernes, Montañana tuvo, además, sus 30’ de protagonismo para poder presentar y ubicar esta villa ribagorzana y dar a conocer sus proyectos, acto al que asistían, entre otros, Rafael Nasarre, jefe de servicio de promoción, el presidente de la DPH, Miguel Gracia, la presidenta de la Ribagorza, Lourdes Pena y el responsable de la oficina de turismo, Javi Torres, quien daba a conocer esta joya medieval que se localiza en el valle del Noguera Ribagorzana en la Ribagorza. La presentación se completaba con la presencia de varios personajes de los siglos XI al XIII, de las distintas capas sociales que vivieron en Montañana, y que explicaban su manera de vestir, su modo de vida y su función en la sociedad medieval.

Este núcleo, declarado Bien de Interés Cultural, llegó a tener un censo, en la Edad Media, cercano a los 1.000 habitantes. Fue, sin duda, su momento de mayor esplendor. Con el comienzo de la década de los 70, se cerró la escuela y sólo quedó una familia, pero, la lucha por la supervivencia que siempre ha caracterizado esta pequeña población, hizo que unos años después se volvieran a abrir varias casas de tal manera que, en la actualidad, todo el año son 3 ó 4 casas las que están abiertas, con unos 12 vecinos, pero en fines de semana y vacaciones, superan las 60.

Al ‘revivir’ de esta villa ha ayudado, sin duda, que las instituciones provinciales y regionales, a finales del siglo XX, decidieran mirar a Montañana y acometer actuaciones que garantizaran su supervivencia como la restauración de la ermita de San Juan o la iglesia de Baldós, o la actuación en todo el casco histórico.

Torres señalaba que ahora ha llegado el momento de la promoción y de dar a conocer esta joya todavía desconocida incluso en Aragón, y esa es la asignatura pendiente. Descubrirla no sólo, como recurso turístico sino también patrimonial porque conserva la pureza de la Edad Media y se presta añadía para mostrarla y plantear proyectos que tengan que ver con la Edad Media.