Historia de Montañana
[ Volver ]
Reseña Histórica 2

 

La villa antigua de Montañana, que hasta el año 1.960 dió nombre al Municipio de Puente de Montañana, está situada unos 2 km hacia el Nor-Oeste, y se puede acceder por un ramal de carretera que sale de la N-230. En 1.991 tenía solamente 12 habitantes.
 
Esta población tiene una situación bellamente estratégica y un conjunto de valores arquitectónicos que han hecho que haya sido declarada conjunto histórico-artístico nacional, cosa que ayudará evidentemente a su conservación. Está situada en la punta de un espigón alargado resultante de la erosión de los dos barrancos confluentes de San Juan y de San Miguel, cosa que le dio una importancia defensiva de primer orden. Se accede por un puente medieval  y las casas están en la pendiente del turón coronado por los restos del castillo y por la iglesia parroquial románica de la Virgen de Baldós, que tiene una puerta con un notable tímpano con el Cristo sedente. Esta iglesia que primitivamente era dedicada a San Martín y San Ponce, es obra del siglo XII, con planta de cruz latina y bóveda de cañón y un campanario cubierto con tejado de dos vertientes de dos pisos desiguales o tramos enmarcados por arcuacions lombardas y lesenes. Un retablo gótico de la segunda mitad del siglo XIV, obra de Pedro García de Benabarre, que ahora se conserva repartido entre el Museo Nacional de Arte de Cataluña el Museo de Nueva York. Del antiguo castillo deMontañana queda media torre circular, partida en sentido vertical y otros restos de las antiguas fortificaciones del castillo y de la villa.
 
El núcleo de Montañana tenía también dos iglesias más, las cuales dieron nombre a sus barrancos. La iglesia de San Juan, ahora en ruinas, también románica, con puerta adornada de arquivoltas y capiteles trabajados, y la de San Miguel, igualmente románica, reducida ahora a unos pocos restos de paredes, muy castigadas por el río. En la parte de San Juan está el antiguo puente que daba acceso a la puerta de la villa, con casas de piedra algunas de las cuales ahora han sido renovadas pero con muy poco gusto. En la mitad de la pendiente hay dos torres que formaban parte de la antigua defensa del castillo y pueblo.