Historia de Montañana
[ Volver ]
Montañana.Ntra. Sra. De Baldós

Ntra. Sra. De Baldós

La Consagración de San Martín

Se trata de la actual parroquia dedicada a Santa María de Baldós, estilo románico (siglo XII), de una nave y planta cruz latina, bóveda de cañón, magníficos capiteles en su portada, que ofrece gran monumentalidad con el Cristo sede té y pantocrator en el tímpano y dentro de una almendra mística, camponario lombardo.
Este templo de arquitectura militar forma conjunto con el cercano castillo. El templo consagrado en 2021 corresponde a otro interior al actual.
Acta de consagración
Se halla en el Cartulario de Alaón, folios 107-109 y dice:. La gloria y la clemencia de Dios Padr, que es uno en la Trinidad y trino en la unidad.En el nombre de Jesucristo, su Hijo y el Espíritu Santo. Yo, Barón, presbítero, marqués y Compago, con plena memoria y por nuestras almas, nos inspiró Dios y la Trina Majestad, que edificarámos un templo en honor de Nuestro Señor Jesucristo, que está en la Ribagorza, en el castillo que se llama de Montañana. Así pues, en el año de la Encarnación del Señor, en la era milésima LVIII (año 1021), durante el reinado del Conde Ramón (IV 1017-1047), vino el reverendísimo Borrell, obispo del Condado d Ribagorza, accediendo a las súplicas del presbiterio Barón, Marqués y Compago, al venerable lugar para proceder a la consagración de la iglesia en honor de San Martín, quien se halla inscrito en el amor de Dios y por la remisión de sus pecados y su deseo de la patria celestial, a cuya dedicación acudieron los cristianos del devoto pueblo y también el Conde Ramón, los cuales, por mis súplicas y por la remisión de mis pecados, alabó confirmo y doy esta iglesia de San Martín a Santa María de Alaón y al abad Álvaro y sus sucesores para que la posean perpetuamente con toda propiedad que el día de su consagración tomo y después adquirió o puede comprar en los términos de Montañana y posea esta iglesia franca. Yo Barón, Marqués y Compago damos este templo de San Martín a Santa María de Alaón con todas sus pertenencias que nosotros edificamos en herencia verdadera y franca, libre e ingenua, y la hicimos consagrar por nuestras almas damos estas cosas para que el día del juicio de  la tremenda Majestad, abunde en nosotros la gracia, por qué quien bien administra adquiere para sí buen premio... Seguidamente el documento enumera a veintiséis donantes de Montañana y pueblos cercanos que entregan bienes para la nueva fundación.
1019. El Abad de Alaón en estos años era Arnaldo (1016)-1024).